Lo Último

1/30/2015

Cómo evitar un despido

En los tiempos que corren, un trabajo estable es un tesoro que debe ser conservado. Los años de preparación académica, el esfuerzo por posicionarnos en el mercado laboral y la complejidad que presenta el panorama existente para acceder a otro puesto de trabajo, son razones suficientes para luchar por conservar nuestro actual empleo. Es por esto que, uno de los mayores temores para cualquier trabajador es encontrarse ante la posibilidad de un despido. Estamos constantemente en el punto de mira pero, si hacemos las cosas bien y procedemos de forma adecuada, podemos evitar el despido y la preocupante situación de desempleo.

evitar el despido
Consejos para mostrar tu valor en la empresa y evitar así un posible despido.

Motivos de despido


El despido disciplinario está regulado en la legislación laboral del Estatuto de los Trabajadores en su artículo 54 y las causas son las siguientes:

1) Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.

2) Indisciplina o desobediencia en el trabajo.

3) Ofensas verbales o físicas al empresario o personas que trabajen en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.

4) Transgresión de la buena fe contractual, así como abuso de confianza en el desempeño del puesto de trabajo (competencia desleal, apropiación indebida, uso de materiales de la empresa en beneficio propio, etc).

5) Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.

6) Embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.

7) Acoso al empresario o a las personas que trabajan en la empresa por razón del origen racial, étnico, religioso, discapacidad, edad u orientación sexual.

El despido podrá ser declarado entonces procedente (cuando las causas del empresario han quedado acreditadas y demostradas ante un tribunal), improcedente (cuando las causas alegadas por el empresario no se han podido demostrar o hay alguna irregularidad cometida por el mismo incumpliendo los requisitos formarles para el mismo) o nulo (por motivo alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la ley, o bien se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador).

Consejos para evitar el despido


En cualquier trabajo es normal que podamos cometer ciertos errores, habrá fallos que pasarán desapercibidos, pero otros serán motivo de despido procedente o disciplinario y por ello debemos evitarlos. Es por esto que desde Buscando un trabajo, os ofrecemos una serie de consejos que deberíais tener en cuenta:

1) La Puntualidad es necesaria: debemos ser siempre puntuales en nuestro puesto de trabajo y, en caso de llegar tarde, avisar siempre a nuestros superiores de esta tardanza. Es normal, especialmente en las grandes ciudades, que ocasionalmente podamos llegar con retraso debido a atascos, mal funcionamiento del transporte público, etc, pero es esencial comunicarlo cuanto antes a nuestros jefes.

2) Ausencias sin justificar: siempre se debe justificar cualquier tipo de ausencia, ya sea ésta de carácter temporal (ausentarnos del trabajo unas horas para realizar labores administrativas o asuntos propios), o de carácter más tardío (una baja médica o por enfermedad común).
El documento debe ser oficial, escrito por el médico o administrativo del estado. Debe justificar debidamente dicha ausencia y llevar el sello del organismo competente.

3) Actitud positiva: debemos mantenernos siempre positivos y evitar mostrarnos decaídos o sin ganas de efectuar nuestras labores diarias en el trabajo. Los jefes quieren trabajadores eficaces y que transmitan dinamismo, no empleados propensos a lamentaciones o críticas, ya que dicha negatividad solo consigue contagiarse al resto de la plantilla.

4) Iniciativa y motivación: cualquier inquietud, sugerencia, idea innovadora y que facilite el desarrollo del trabajo en la empresa, debemos comunicarla. Todas estas actitudes serán valoradas muy positivamente por tus superiores y ganarás puntos para ser mantenido en la plantilla e incluso, por qué no, ser tenido en cuenta para un posible aumento salarial o un firme candidato para ese deseado ascenso.

5) Enfrentarse a los retos: no debes decaer ante las adversidades. Cualquier situación negativa será vista por el jefe como una debilidad. Debes mantenerte firme, mirar el problema y ofrecer soluciones para que pueda ser solventado lo antes posible, de este modo, verán que has sido capaz de afrontarlo y gestionarlo de forma eficaz. Muchas veces, dichos retos, pueden ser formas de ponernos a prueba para determinar quién será un buen candidato para un posible ascenso.

6) Evita la rumorología: no te dejes llevar por los comentarios de “alcoba o de pasillo” ni caigas en trampas de otras personas siendo el canal de conducto de los rumores de la empresa, a nadie le importan y, desde luego, a ti al que menos. Los jefes no quieren chismorreos ni trabajadores que se dediquen a pisotearse unos a otros; quieren empleados profesionales, capaces de trabajar en equipo, y que muestren lealtad, tanto entre ellos, como hacia la empresa.

7) Comunicación directa con tu jefe: si sospechas que peligra tu puesto de trabajo, o albergas dudas sobre tu renovación, no preguntes a terceras personas, quién mejor que tu propio jefe para aclarar esas incertidumbres. Así demostrarás iniciativa, determinación y naturalidad. Normalmente, tu jefe te ofrecerá su ayuda, pide informes de tu trabajo, áreas de mejora, aspectos positivos de tus labores, etc.

8) Contribuye a mantener un buen clima de trabajo: son más valorados los trabajadores que aportan cosas positivas al equipo, fomentan la colaboración y son eficaces y eficientes en su trabajo. Tus problemas personales déjalos en casa, no los lleves a tu entorno laboral. Los jefes detectan siempre ese malestar y puede ser un motivo para llamarte la atención, así que evita esa confrontación.

9) Conoce a tu jefe: entablar una buena relación laboral con tu jefe es básico, pero ojo, sin ser pelota. Nos referimos a compartir actitudes, mantener una colaboración estrecha basada en el respeto y la confianza mutua, de este modo ganarás puntos y serás más valorado.

10) Consolidarse dentro de la empresa: con esto nos referimos a realizar las tareas para las que fuiste contratado de forma eficiente, dentro del plazo, y con esmero, demostrando al jefe que tu posición es indispensable y aporta gran valor a la empresa.

Siguiendo estos consejos, es muy probable que destaques y muestres valía dentro de la empresa y que no tengas ningún problema a la hora de desarrollar tu carrera profesional en la misma. Ánimo en tu empeño y no pares de demostrar tus fortalezas.

Si quieres ampliar información y saber más sobre tus derechos como empleado, puedes consultar fuentes oficiales siguiendo este enlace:
Real Decreto Ley del Estatuto de los Trabajadores (BOE) - Actualizado, Octubre 2014

Artículo creado con la colaboración de Vicente Ribes:
Profesional de Recursos Humanos, las Redes Sociales y colaborador de buscandountrabajo.net. Sociable, proactivo, polivalente y emprendedor, "ya no trato de tener razón, elijo ser feliz".- perfil linkedin                                                                                                                                     Cerrar


Otros artículos que te pueden interesar:


¿Conoces tus competencias profesionales?

El nuevo Paradigma Laboral

- Minijobs: Precariedad laboral y exclusión social 

Piensa en tu futuro: ¿que plan de ahorro contratar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario