Lo Último

8/22/2014

Piensa en tu futuro: ¿Qué plan de ahorro contratar?

Cada vez son más las personas que se preocupan por asegurarse una jubilación tranquila en términos económicos. El creciente envejecimiento de la población, la cuestionable sostenibilidad del sistema de pensiones tal y como hoy está concebido, el retraso con que la juventud se incorpora al mercado laboral (y, por tanto, comienza a cotizar a la Seguridad Social) y la actual precariedad de los contratos de trabajo configuran una coyuntura difícil en lo que a la posibilidad de cobrar una pensión de jubilación dentro de algunas décadas se refiere.

plan de jubilación
Debemos pensar en contratar un buen plan de ahorro para el futuro.

Los expertos aseguran que los 40 años es la edad en la que más ciudadanos se plantean suscribir un plan de pensiones, o plan de jubilación. Los dos son productos de ahorro, pero con diferencias notables.

¿Qué es un plan de pensiones?


El plan de pensiones es un sistema de ahorro incluido en otros de mayor dimensión, que son los Fondos de Pensiones. Es decir, el cliente hace aportaciones a estos fondos de pensiones, un ahorro colectivo que a su vez invierte en otros productos (renta fija, variable, etc). El dinero aportado se devuelve al cliente cuando se jubile, mensualmente o en un solo pago.

¿Qué es un plan de jubilación?


Es un seguro, un sistema de ahorro que normalmente ofrecen las compañías de seguros, con las que se negocia previamente las cuotas a pagar y la fecha en la que recuperaremos el dinero. En la fecha acordada, recuperaremos el dinero total que hayamos aportado junto a los intereses generados en ese periodo.

Diferencias entre plan de pensiones y plan de jubilación


Aunque ambos productos de ahorro, funcionan como un complemento a la pensión por jubilación, es decir, tienen la misma función, en realidad son diferentes. Estas diferencias afectan a la rentabilidad, a las ventajas fiscales y a la liquidez (posibilidad de recuperación del capital).

Veamos cuáles son las diferencias entre un plan de jubilación y un plan de pensiones:

- El plan de pensiones es gestionado por un banco o gestora especializada. El fondo invierte en otros activos financieros: renta fija, variable y mixta. Da más rentabilidad que los planes de jubilación, pero menor liquidez, que significa menor nivel de disponibilidad para retirar el dinero. Las aportaciones desgraban a hacienda, y a la hora de recibir el dinero, que será cuando se jubile, el cliente deberá pagar impuestos a hacienda por la cantidad percibida, como si fuera IRPF.

- El plan de jubilación es gestionado por una compañía de seguros, no por entidades financieras. Ofrece una menor rentabilidad que el plan de pensiones pero da una mayor liquidez, pudiendo retirar el dinero antes de la fecha acordada. No desgrava a hacienda, y a la hora de recibir el dinero solo tributarán los intereses ya que lo que pagamos en el pasado ya tributó en su momento.

Posiblemente, la diferencia más notable entre un plan de jubilación y un plan de pensiones es que el plan de jubilación tiene un riesgo casi nulo y una gran ventaja: la liquidez. El dinero invertido se puede recuperar antes de la fecha final acordada con la compañía de seguros, aunque pagaremos una comisión. Debemos informarnos de cuál será esta comisión, aunque no suele ser alta. En el plan de pensiones, las aportaciones no se pueden recuperar hasta alcanzar la jubilación, o solo en el caso de encontrarse en alguno de los supuestos recogidos en la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones. Sin embargo, al ser un producto de escaso riesgo, la rentabilidad del plan de jubilación suele ser inferior a la de los planes de pensiones. La mayoría de las compañías de seguros ofrecen un interés fijo a lo largo de la vida de la contratación del plan que puede ser entre un 4 y 5 %.

Elegir uno u otro es una cuestión subjetiva y depende de nuestras características económicas y perfil de riesgo. Es fundamental que estudiemos y negociemos bien los productos financieros antes de decidirnos. Pero indiferentemente del producto elegido, hay una cosa en la que los expertos están deacuerdo: Al ser una herramienta de ahorro a largo plazo, es recomendable contratar uno cuanto antes, en el momento en el que se dispone de cierta capacidad de ahorro. Es decir, lo ideal sería contratarlo al inicio de la vida laboral.

Piensa en tu futuro y elige bien tu plan de ahorro.


Otros artículos que te pueden interesar:


Ahorrar dinero en la web

Ahorrar creando un huerto urbano ecológico

Ahorrar en 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario