Lo Último

5/22/2014

Ha llegado el momento: reinvéntate

¿Cuántas veces nos hemos preguntado si nuestro camino profesional es el que realmente queremos? Y cuántas hemos querido cambiarlo, pero hemos pensado que no teníamos el valor, la edad o la forma para lograrlo... Pues hay una buena noticia: para bien y para mal, el concepto de carrera profesional ha cambiado: es más flexible y nos permite tener más oportunidades de reinventarnos. Aquí, os adelantamos algunas claves para el cambio:

¿Crees que es hora de cambiar de rumbo? Pues reinvéntate profesionalmente.

1. Detente un momento… solo para coger impulso. A veces, sobrepasados por las obligaciones, seguimos y seguimos adelante en nuestra carrera o empresa actual, sin pensar en el largo plazo. Por ejemplo, aceptamos uno de esos típicos ascensos que suponen mucha más responsabilidad a cambio de una escasa diferencia económica y menos tiempo para atender a la familia u otros aspectos que enriquecen nuestra vida. Si es nuestro trabajo soñado, adelante. Pero si no estamos seguros de si ese es nuestro rumbo, es el momento ideal para plantearnos el cambio de empresa o actividad.

2. Aprovecha los parones laborales. Cada vez es más común que tengamos periodos de desempleo, inestabilidad o transición entre un trabajo o proyecto y el siguiente. Son difíciles de llevar y al encontrarnos parados resulta fácil obsesionarse con encontrar trabajo, pero también pueden ser un momento perfecto para acercarnos poco a poco a otras áreas que nos interesan:

  • La primera manera es la formación: asistir a cursos (aunque sean cursos del paro para desempleados), seminarios, másters, presentaciones de libros... Ojo con lanzarte a los empleos “de moda”: si no te gustan de verdad, verás cómo pronto se saturan de “profesionales” y tu tiempo, dinero y esfuerzo parecerán una mala inversión. Escoge algo que realmente te motive.

  • Otra forma es encontrar a gente con tus aficiones y relacionarte con ellos de forma virtual y, a ser posible, personal. En Internet hay todo tipo de grupos y foros sobre temas como escritura, fotografía, manualidades… donde no solo puedes aprender sino también ver cómo empezaron muchos de los profesionales que los integran. Te sorprendería ver que muchos de ellos estaban hace tiempo como tú, deseando dedicarse a algo que les gustaba, sin saber cómo. Conocer sus historias puede ser inspirador.

  • También puedes hacer un voluntariado que te acerque a tus pasiones: animales abandonados, infancia, personas mayores o colectivos en riesgo de exclusión, deportes… Mientras buscas trabajo tienes tiempo para dedicar a otros y, de paso a ti, creciendo como persona y profesional. Por ejemplo, puedes descubrir que eres una persona altamente organizada, que tienes capacidad para realizar múltiples tareas de forma simultánea o que eres un líder nato. Ah, y todo eso que vaya a tu currículum: cuenta para el siguiente empleo.

3. Aprende lo que te gusta, aunque no tenga que ver “con lo tuyo”. A lo largo de mi vida, he visto muchos currículums “raros”. Gente que se dedica a su profesión y que va acumulando formación y experiencia en otras áreas, desde deportes a adopciones de mascotas, arte o terapias alternativas. Y en un momento dado, ¡todo cuadra!... encuentran una oferta que les permite unir su experiencia y su pasión. Un ejemplo que siempre pongo: una buena amiga, llevaba años combinando su actividad en agencias y departamentos de comunicación y su labor en proyectos a favor de niños de familias desfavorecidas en Madrid. Tampoco abandonó el estudio del inglés y francés. Un día surgió una oferta en el departamento de comunicación de UNICEF, donde todos esos aspectos fueron valorados. Ahora, lejos de tener dos carreras paralelas, desarrolla ambas en un solo trabajo

4. Haz de tu pasión de toda la vida tu trabajo. Piensa en las cosas que te han gustado desde que eras un niño: la música, los videojuegos, las manualidades… Si te hacen feliz y pasarías horas y horas haciéndolas, ¿por qué no vivir de ellas? Se trata de tener un enfoque creativo, para ir moviéndote hacia lo que te gusta. ¿Te gusta la vida sana y hacer ejercicio? Pues imagina convertirte en entrenador personal, coaching deportivo, o incluso coaching nutricional, primero de forma amateur y quién sabe si luego profesional. Con la llegada del buen tiempo mucha gente se interesa por los consejos para bajar de peso y practicar ejercicios para glúteos o abdominales. O imagina otra cosa, por ejemplo, abrir una tienda online de lanas y agujas. O que, avalado por tus miles de horas frente a las pantallas de la consola, acabes siendo guionista de videojuegos. Otro truco útil es mirar detenidamente las ofertas relacionadas con lo que te guste. Por ejemplo, en Spotyfi, el otro día vi una oferta de empleo para “music curators”, es decir, las personas que elaboran las listas y recomendaciones, todo el entramado musical que precisa una app de ese tipo. No parece un mal trabajo si lo tuyo es la música, ¿verdad?

Desde Buscando un trabajo te animamos a probar, innovar y ser creativo. Porque, como decía Einstein, “La locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”

Artículo creado con la colaboración de Sara Mansouri:
Creativa publicitaria con amplia experiencia en Social Media, Branded Content, Guión y escritura. Profesora en School Up y colaboradora de buscandountrabajo.net.- about.me/saroide                                                                                                                                                  Cerrar


Otros artículos que te pueden interesar:


- ¿Conoces tus competencias profesionales?

- ¿Estas preparado para el nuevo paradigma laboral?

Ideas de negocios rentables con poca inversión

- Las mejores formas para financiar tu negocio

- Teletrabajo: ventajas e inconvenientes

- Qué es y en qué puede ayudarte el Networking

2 comentarios:

  1. Comparto contigo la idea que la carrera profesional ya no es "para toda la vida". Lo que ocurre, es que todavía hay personas que el cambiar de profesión lo valoran como una derrota, como que no han conseguido los objetivo "esperados". Y es todo lo contrario, es una oportunidad para hacer lo que más te gusta, sabes o te apasiona.
    ¡¡Enhorabuena Sara por tu artículo!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, María José. Es que es eso... Aunque nos cueste, hay que aceptar que la realidad laboral ha cambiado... y mucho. Lo cual tiene inconvenientes y algunas ventajas, como esta. Un abrazo :)

    ResponderEliminar